PROVINCIA DE MÁLAGA
Rincones
 << volver
 
 
 ESCÁPATE -POR ANDALUCÍA
Fuego para recibir la Navidad

La localidad granadina de Galera celebra Santa Lucía con hogueras en las calles

HOJA DE RUTA

Cómo llegar: Por la A-92 hasta Granada, Guadix y Baza. Al pasar esta última localidad hay que tomar la salida de Cúllar. La A-330 nos lleva a Galera.
Dónde dormir: En la localidad son muy típicas las casa cueva. Un complejo es el de Casas-Cueva (www.casas-cueva.es), calle Iglesia, 4 Tlf. 958 739 068. También casas-cueva La Morada (www.cuevasgalera.com), T 660 862 044. Un alojamiento tradicional en El Molino de Morillas, c/ Padre Manjón, 26 (www.molinodemorillas.com), Tlf. 958 739 068.
Qué comprar: Artesanía del esparto con técnicas ancestrales en El taller del esparto, T 958 739 172. Cerámicas Galira ha recuperado técnicas antiguas para realizar reproducciones de piezas arqueológicas, Tlf. 958 739 005.

F. GUTIÉRREZ

A más de ochocientos metros de altitud, rodeada por las sierras de Cazorla, Castril, Baza, La Sagra y María, a 150 kilómetros de la capital de la provincia, se encuentra esta localidad granadina, famosa por sus casas-cueva y por los importantes yacimientos arqueológicos que hay en su término municipal. En la madrugada del sábado al domingo se conmemora de una forma un tanto especial la festividad de Santa Lucía. Por las calles del pueblo, niños, jóvenes y mayores, hombres y mujeres, encienden grandes lumbres con lo que aquí se llama ‘bojas’, una especie de arbusto característico de los suelos salinos que rodean la población.

Alrededor de las hogueras se juega, se canta y se cena con los embutidos que ya han empezado a salir de las tradicionales matanzas, una práctica que todavía se mantiene vigente en muchos de estos pueblos. El frío de la noche se combate con vino de la tierra, morcilla, chorizo y el típico ‘blanquillo’, un embutido exclusivo de la zona norte de Granada y Almería, parecido a la morcilla pero sin sangre.

Los restos arqueológicos que se distribuyen por el término municipal atestiguan una ocupación desde tiempos primitivos. A finales del III milenio antes de Cristo se asienta en estas tierras las primeras poblaciones humanas y con ello se inaugura una ininterrumpida serie de poblados. En este espacio se sucedieron los argáricos del Castellón Alto y de otros seis poblados entre el 1.600 y 1.250 aC., gentes del Bronce final (1.100 aC.) en el Cerro del Real y la deslumbrante ciudad ibera de Tútugi entre los siglos V y II aC. con una necrópolis de enterramientos espectaculares. Hasta este extremo de la provincia llegaron los romanos, sustituidos por los visigodos. El protagonismo musulmán perdurará hasta la rebelión de los moriscos en 1569.
Durante la guerra de la Alpujarra estuvo en poder de los moriscos sublevados, ya que la mayor parte de su población era de origen musulmán. Intentó su conquista, sin conseguirlo, el marqués de Vélez. Tendrá que intervenir don Juan de Austria que, en el año 1570 y como castigo a su resistencia, la deja arrasada y sembrados sus campos de sal. Dos décadas más tarde sería repoblada por colonos procedentes de Levante, Castilla y la Mancha.

Escaparate arqueológico
La localidad está considerada como un fabuloso escaparate arqueológico, ya que por sus distintos yacimientos se puede realizar un recorrido por los últimos 4.000 años de la historia en la Península. El visitante podrá entre otros muchos, pasearse por los yacimientos del Castellón Alto, declarado Bien de Interés Cultural por la Junta de Andalucía en 1996, y a los yacimientos de la necrópolis de Tútugi y del Cerro del Real, declarados conjuntamente Monumento Histórico Nacional en 1931.
En la necrópolis de Tútugi se descubrió, en 1916, la conocida como ‘diosa de Galera’. Esta pequeña escultura de alabastro representa a Astarte, diosa fenicia de la fertilidad. La divinidad aparece sentada junto a dos esfinges y sostiene un gran cuenco en su regazo. Esta escultura, así como el ajuar que la acompaña (cuatro vasijas gemelas de distintos tamaños, dos frascos de vidrio, una copa ática de barniz negro, y una asa de jarra en bronce) se encuentra en el Museo Arqueológico Nacional. Data del siglo VII aC., aunque no fue hasta las últimas décadas del siglo V aC. cuando se depositó en la sepultura en la que fue encontrada.

En el museo arqueológico de la localidad se puede ver una réplica de la ‘diosa de Galera’. El museo se inauguró en julio de 2001 en el antiguo convento de monjas de Cristo Rey. Conserva y expone objetos que pertenecen prácticamente a todos los periodos del desarrollo histórico en esta comarca. Se puede hacer la visita conjunta del museo con Castellón Alto, que es el primer yacimiento arqueológico abierto a la visita al público en la provincia de Granada. Aquí se pueden ver réplicas de cabañas y de sepulturas argáricas.

Casas-cueva
Algo muy típico de la localidad son las casas-cueva, frecuentes en otros pueblos del norte de Granada. La vivienda troglodítica es un magnífico ejemplo de adaptación de la arquitectura popular a las características del medio físico donde se encuentran: tierras duras y resecas que, sin ofrecer resistencia a ser excavadas, resultan compactas e impermeables, resultando frescas en verano y cálidas en invierno. Muchas de estas cuevas se han recuperado para el turismo rural, por lo que ofrecen todas las comodidades para disfrutar de la una experiencia única, dormir en una cueva.

De la gastronomía local, hay que probar los cangrejos, los productos de la matanza del cerdo, el cordero segureño, dulces y licores caseros, como la mistela, el churripampli, la gloria o el licor de café, que se pueden probar y adquirir en las propias bodegas.

subir

www.diariosur.es - surdigital@diariosur.es