JARA
Cistus ladanifer L. subsp. africanus
(639A) CISTÁCEAS

Hábitat: Suelos serpentínicos o ultrabásicos Floración: De abril a junio
Distribución: Argelia, Marruecos. Serranía de Ronda. Localización: Sierra Bermeja

 

Descripción
Arbusto espléndido que puede alcanzar los cuatro metros de altitud, erecto, con leño duro y corteza menos pegajosa que la jara más extendida por nuestras tierras, la jara pringosa, hojas con el rabillo aparente, forma de punta de lanza tendiendo a la elipse, otras ovales, con el nervio central aparente. Las flores son muy llamativas, por su gran tamaño (hasta 8 centímetros de diámetro), solitarias, terminales, de pétalos blancos, sin la conocida mancha purpúrea hacia el centro de la flor. Su olor es muy agradable: es el ládano, materia glutinosa que se produce en la sumidad de la planta cuando está a punto de florecer.
Con el ládano, mezclado con pez negra, cera amarilla y trementina se obtiene el emplasto regio muy adecuado para la curación de hernias o quebraduras. También se el atribuyen virtudes calmantes de los nervios y antihistéricas. Actualmente su uso ha quedado limitado a la perfumería, como fijador de perfumes.