CARDO ABADEJO
Echinops ritro L.
(994) COMPUESTAS

Hábitat: Collados y ladreas Floración: De junio a agosto
Distribución: Europa mediterránea Localización: Entre Alcaucín y el Boquete de Zafarraya

 

Descripción
Existen compuestas como los cardos, alcachofas, azulejos, albarines, alcauciles etc., con flores periféricas algo mayores que las del interior que constituyen una corona radial muy vistosa.
El abadejo es una hierba vivaz, asperísima y punzante, que puede alcanzar tres palmos de altura, de color verde pálido, con abundantes hojas, más grandes en la base que en la sumidad de la planta. La cabezuela es esférica, y carece de lígulas, lo que le hace diferente a la subfamilia de las margaritas. Es blanca hasta que en la floración alcanza su color azulado al abrirse los tubitos estrechos de 1,5 centímetros de longitud.
Las hojas tienen un sabor herbáceo no desagradable, los frutos contienen equinopsina, un alcaloide tóxico que actúa como la estrictina y la brucina. Don Modesto Laza indicó que se usó como sudorífico, aunque Font Quer recomienda no hacer uso de esta planta hasta que se conozcan con detalle sus facultades curativas.