GRASILLA
Pinguicula vulgaris L.
(2909) LENTIBULARIÁCEAS

Hábitat: Roquedos, brezales, turberas Floración: De mayo a julio
Distribución: Europa, excepto Turquía, Grecia y Albania Localización: Sierra Tejeda

 

Descripción
Las grasillas son plantas insectívoras insaciables, que capturan los insectos con sus hojas viscosas y extraen de ellos los nitratos no asimilables del suelo. Son plantas que requieren gran humedad por lo que habitan paredes rezumantes, declives sombríos y paredones verticales en los que no da el sol. Dada la existencia abundante de agua, la planta posee un sistema radical muy poco desarrollado.
Especie con flores de vivo color violeta, espolón horizontal, de punta aguda, de menos de un centímetro de longitud. La corola es de algo más de un centímetro, las hojas de hasta 8 centímetros de largo, ovales de color amarillento verdoso. Durante el invierno sobrevive como botones sin raíces.
Los lapones la usan para cuajar la leche. En fresco produce vómitos y es purgante. En el Pirineo, utilizan otras especies de grasillas para cicatrizar cortaduras, sobre las que aplican sus hojas recién cortadas. De ahí viene el nombre catalán: herba de talls, o sea, hierba de las cortaduras.